miércoles, 27 de octubre de 2010

Leylandi como conífera recomendada para setos y cerramientos vegetales...



Este árbol fue resultado de una hibridación, por mera causalidad, entre un ciprés verdadero y un "falso ciprés", a finales del siglo XIX.

En últimas décadas se ha puesto de moda por su crecimiento en velocidad récord, por ser muy tupido, y por que no se pela por debajo (a diferencia esto último de la arizónica -otro ciprésido- a la que va sustituyendo en muchos casos).

Es de un color más tierno que el ciprés, y vegeta en todo tipo de exposiciones, incluso las algo sombrías, debiéndose evitar (como con el resto de cipreses) los suelos demasiado húmedos.
Publicar un comentario

Apartados de este blog por orden alfabético: